La felicidad, la única tarea obligatoria

Desde siempre hemos tenido la creencia que las labores y aprendizajes de nuestra vida, si se realizan con esfuerzo tendrán la mejor recompensa: llegar a la plenitud y felicidad.

Consideramos que la felicidad es ese momento final de nuestra vida donde nos sentamos a observar nuestros logros. ¡Hemos estado errados toda la vida! y lo más grave es que desde temprana edad inculcamos este pensamiento a nuestros hijos y alumnos, porque en realidad es posible ser feliz día a día y disfrutar del camino.

Lo grave no termina, este pensamiento ha llevado que permitamos que niños y jóvenes se esfuercen al máximo para obtener miles de conocimientos, sacrificando una parte muy importante de su desarrollo: Su salud mental y emocional, vemos cada día más casos de niños deprimidos y  estresados, que han perdido todo su interés por asistir a la escuela, porque sienten la presión familiar y escolar por pasar sus exámenes, aprender todo lo que puedan en un tiempo limitado y además de esto, ser alumnos modelo.  Es entonces cuando surge una pregunta tan importante que debe ser escrita en los pizarrones de cada aula de clase ¿Queremos crear máquinas de pensar o humanos plenos e integrales?

Por esta razón desde el centro británico Wellington College, se ha creado una nueva asignatura ¡La felicidad!, se trata de una asignatura que se desarrolla una por por semana, en ella los estudiantes, niños y jóvenes, aprenden a conocer y gestionar sus emociones, con el fin de sobrellevar el estrés y la tensión. Desde que la asignatura se ha impartido se descubrió que el desempeño de los estudiantes ha comenzado a mejorar  tanto en el ámbito académico como emocional.

En esta clase se mejora el proceso de potenciar las acciones positivas de los estudiantes, reforzar la autoestima y enseñar a manejar las emociones, lo más importante es el reconocimiento del desarrollo personal y social del alumnado, porque los chicos que asisten a la escuela no pueden ser más robots almacenadores de información y generadores de estadísticas.

Si quieres hacer parte de esta iniciativa para llevar la felicidad al aula y atraer de nuevo a tus estudiantes al lado del aprendizaje positivo, te compartimos algunas actividades para realizar en clase.

Cuentos de felicidad: Son un grupo de breves historias que generan pautas sencillas para desarrollar el lado emocional e intelectual de forma saludable.

Vídeos para educar en emociones: Selección de vídeos animados que nos muestran diferentes formas de conocer sus emociones y potenciarlas.

Aulas felices: Este proyecto es una completa guía para introducir la felicidad en las aulas sin importar la asignatura o el momento.

Si disfrutaste el contenido de este artículo compártelo con alguien más a quien le pueda ser de utilidad, síguenos en nuestro grupo en facebook, suscríbete al blog  o síguenos en twitter para conocer novedades de la comunidad y nuestros proyectos.